martes, 10 de diciembre de 2013

Quiero un plato de spaghetti

Esta mañana tuve una reunión con un compañero de trabajo que es italiano y que está buenísimo. De momento le llamaré David. Si en el futuro hay otro post sobre él, espero acordarme pensando en el David de Miguel Ángel. O… puede ser una idea fatal si me lo imagino desnudo, como estoy haciendo ahora, y luego cuando lo tenga delante me pase lo mismo… ay, qué terrible, voy al grano que me desconcentro.

David y yo nos conocimos cuando él llegó a la empresa. Es bastante tímido así que pasó de mí y yo de él. Todas las chicas estaban loquitas por él: alto, ojos que te miran y te atraviesan, treinta y pocos, italiano, soltero, hetero. ¿Tengo que repetir soltero y hetero? ¿E italiano? Al poco tiempo, tuve que ayudarle en un pequeño proyecto, pero casi todo el contacto fue por email. Vino a firmar unos papeles y punto. No le vi eso que le veían las demás tan irresistible. Sabía que nos encontraríamos en el futuro, pero no tenía prisa ni ganas.

Hace un poquito más de un año, el super jefe reunió a un grupo de gente para empezar un nuevo proyecto y me presentó como la persona que les iba a dar apoyo. Uno de los miembros del grupo era David. Sentado solo, un poco apartado y mirándome sin cortarse un pelo en vez de hablar con sus colegas. Yo, que normalmente estoy en la parra en estos temas, sobre todo en el curro, pensaba como una idiota por qué me miraría así, hasta que de tanto insistir, caí en la cuenta, se me subieron los colores y me senté en mi sitio dándole la espalda. Pero ya estaba perdida porque al fin le había visto ese no sé qué del que hablaban todas.

lunes, 25 de noviembre de 2013

Miradas furtivas. Miradas cazadas.

Hace unos días me encontré con Inés en el cuarto de la fotocopiadora. Compartimos despacho cuatro años, pero por suerte se mudó a una mesa en el tercer piso para tener ventana, eso sí, está en el pasillo. Era un poco difícil trabajar con ella. Se pasaba el día hablando, si no era conmigo, era por teléfono. Cuando no le hacía caso se ponía a mi lado, casi me arrancaba los auriculares y empezaba a soltar su rollo. Es una de esas personas que tienen que ser el centro de atención y les cuentes lo que les cuentes siempre acaban siendo las protagonistas de la historia. Y por supuesto, sus problemas son más grandes que los de los demás.

Gracias a Inés conocí a una de mis pocas amigas del trabajo. Yo era la nueva, la última en entrar en el grupo, sin embargo fui la que propuso ir a tomar café juntas un día a la semana. Era un grupo muy divertido, pero la mayoría de las chicas eran becarias y fueron dejando la empresa con el tiempo. Nos quedamos sólo las tres y en ese momento empecé a darme cuenta.

martes, 19 de noviembre de 2013

Pastelitos y agua.

En Cortejo humano, uno de los blogs que sigo, se ha hablado bastante de pagafantas y calientapollas, sobre todo en un contexto nocturno de ligoteo. Sin embargo, estos especímenes nunca dejan de ser lo que son y te los encuentras en cualquier ámbito de la vida. Sólo hay que observar un poquito, al fin y al cabo, los flirteos se dan en todas partes. Comparto despacho con uno de cada especie: Mr. Lolas y La Otra. Él es el marido de La Lolas, una compañera que se fue hace unos meses y que le pone los cuernos con un amigo. Y La Otra… pues eso, la de la otra mesa. Poco a poco se han ido haciendo “amigos”, es decir, salen juntitos a por una cocacola y coquetean sin esconderse delante de todos los del edificio.