lunes, 27 de octubre de 2014

Money money

Grafiti: corazon rojo, símbolo de dolar negro en una pared blanca
Neo Wang: loves > money
Por una vez, y sin sentar precedente, voy a meter un poco de política en mi post. Detesto la política, al menos la que se hace ahora mismo en España, pero hoy ha pasado algo que me ha afectado más que normalmente porque conozco a uno de los detenidos. Mientras escribo, unas horas después de conocer la noticia, todavía tengo cierto revoltijo en el estómago y no son mariposas del amor.

Esta mañana fueron arrestadas cincuenta y una personas dentro de la operación Púnica, por estar implicadas, presuntamente, en el cobro de comisiones. Una de esas personas, en el pasado, formó parte de mi vida cotidiana. Fue alguien especial, le gustaba, pero aquella época fue muy difícil para mí y no pude corresponderle. Nunca me lo dijo abiertamente y es algo que le agradezco porque así no me vi en la situación de decir que no. Sí, lo sé, soy una cobarde, pero rechazar a alguien no es agradable. Cuando lo conocí ya estaba metido en política. Además de todos mis problemas particulares, ese fue un punto más a tener en cuenta.  Aunque él me caía muy bien, me producía un verdadero rechazo su condición de político. A algunas personas ese poder les atrae, a mí me alejó más.

martes, 21 de octubre de 2014

Tengo ganas de dar un pellizco

Mi lado Jekyll es un desastre amoroso. Va por la vida a su bola, con las antenas plegadas, o se las deja en casa. A no ser que las señales que le lancen sean como una sirena de bomberos, no se entera de nada. Y cuando por fin se da por aludida en vez de oír el estruendo, ella oye el sonido tan bajito, tan bajito que se pregunta: ¿eso va por mí? Sí, nena, a ver si te enteras de una maldita vez. No consigo que cambie.

Un poco antes de las vacaciones de verano íbamos en el tren camino del trabajo. Como siempre vamos más o menos a la misma hora, tenemos muchos habituales. Uno de ellos, Diego, se sube dos paradas después que nosotras. No sé cuánto tiempo hace que coincidimos con él. Miss Jekyll se fijó en que tiene un e-reader igualito al suyo hace unos dos años y lo fichó. Después se fijó en que el tío está bastante potente (muy, muy potente), que lleva la comida al curro, que sus camisas siempre van planchadas como recién compradas y que a veces lo acompaña una bolsa de deporte (por eso está tan cachas). Ese día de julio le ayudé a desplegar las antenas. Al bajar en Nuevos Ministerios nos pusimos detrás de Diego. Yo lo rocé ligeramente, él se puso de perfil para echarle una miradita a mi amiga, que se dio cuenta pero no quiso reconocerlo, y lo miró así como quien no quiere la cosa.

martes, 14 de octubre de 2014

Adiós, Mr. Lolas

Una silla vacía. Hoja en el suelo
Alex Torres: la silla vacía
Mister Lolas nos ha dejado. Aunque quizás debería empezar diciendo que ya no es Mister Lolas, así que voy a llamarle por su nombre, que se lo merece. Óscar. Me da pena. Primero porque me caía bien, aunque apenas hablaba con él. Segundo porque con todo lo que sé de y por su mujer, me daba un poco de lástima, la lástima me llevaba a la compasión y la compasión a la empatía. Tercero, por egoísmo, porque sin él, ¿a quién se va a agarrar Sandra? Pues a mí. Tendré que empezar a traer tacones de nuevo para pisotearle de vez en cuando los dedos gordos de los pies.

Ayer, antes de quitarse el abrigo, ya me atacó con la noticia que ella conocía desde hacía días. Desde el momento en que lo supo, no paró de insistirle al pobre chaval para que me lo dijera y así poder cotillear conmigo. Y él nada. Según lo que me dijo, la pone enferma, no lo soporta, odia tener que arrancarle las palabras. Todas sabemos que es mentira, pero si ella se lo cree, adelante, cada uno busca su propia felicidad como puede.

viernes, 10 de octubre de 2014

El juego de la pelota

Hoy mi tren ha llegado casi quince minutos tarde. Al llegar al trabajo revisé las cuentas de twitter de Renfe y Adif y no había noticias. Escribí mi tuit al aire, un poco cabreada y por una vez los de Adif contestaron pidiéndome más información sobre el tren, cosa que les agradezco. Normalmente tratan el tema de los retrasos pasándoles la pelota a los de Renfe y los de Renfe a Adif.