lunes, 27 de junio de 2016

Viernes de resaca

Primera hora del viernes. No es dolor exactamente lo que siento en la cabeza, es algo parecido a una presión. No llega al nivel de una resaca, es como la sensación que me produce una noche de insomnio, pero sé que es el exceso de alcohol el que la causa. Tampoco imaginéis que bebí tantísimo (no pongo cantidad porque más de uno se reiría de mí, echadle imaginación).

Alcohol + fuego = combustión

Copa ardiendo
A glass of fire, de Hugo Martins
Da igual que solo sean una gota y una chispa las que se unan.

El martes que viene terminamos el curso de inglés oficialmente, pero ayer solo éramos dos en clase, así que nos fuimos con nuestra profesora y un amigo suyo también profesor a dar la clase a un bar. Puro speaking. Una conversación coloquial no se parece en nada a una clase. Las cañas tampoco ayudaron, ni a la compresión ni a la verbalización. Dicen que el alcohol ayuda a desinhibirse. ¡Ja! Eso será si no llegas al punto en que tus neuronas pierden las conexiones que las ayudan a funcionar y para mí un sorbo ya es suficiente. Pero lo pasamos genial. Las horas volaban en avión, yo cabalgaba en nube, mi compañera empezaba a elevarse al techo y los dos profesores no hacían ni amagos de despegar las puntitas del suelo. Debe de ser la resistencia inglesa.

Un grupo de cuatro tíos al otro lado del bar lo pasaba tan bien como nosotros. Uno posó su mirada oscura sobre mí cuando iba camino del baño. ¿Sería la cerveza que me hacía ver visiones o el efectovestido está aquí de nuevo? Lamento decir que si el alcohol a algunos les hace ver más guapos a los demás, a mí no me ayuda a verme mejor a mí misma. Debería hacer algo con este problema.

Pagamos y el camarero nos invitó a otra ronda acompañada de su pincho. No podía más. Dejé un cuarto de cerveza y mi profe me preguntó si podía rematarlo. Feel free. Y tan campante salió a la calle. No daba crédito.

Y aquí estoy de nuevo, aguantando a Sara Pestes con sus gilipolleces, porque mira que es corta. Su pequeño cerebro no le da para mucho más que para abrir las piernas y dejar  mal al resto de mujeres, a las que trabajan con su capacidad y conocimientos. Lo triste es que consigue lo que quiere porque el mundo funciona así de mal. Bofetada de realidad para despertar. Decido dar un paseo antes de que el sol achicharre las baldosas y todo lo que hay sobre ellas, así me alejo un poco de esta Sara y su influencia, mucho peor que la resaca de pacotilla que me acompaña hoy.

"EVERY DAY IS A CELEBRATION! get drunk at lunch"
Every day is a celebration, de Topher McCulloch

AMPLIACIÓN: Dejo pasar el fin de semana para que el texto repose. Mientras lo reviso, Sandra habla con una amiga de la supercogorza que cogieron el sábado hasta perder el sentido y la memoria. Ella no ha venido en mal estado a trabajar, en eso he sido peor, pero mientras lo mío ha sido un episodio puntual, lo suyo es algo continuo reflejado en las doscopas de vino que necesita para dormir, que antes era una y que puede que pronto sean tres. Puesto todo junto parece que en este despacho el personal tiene un problema con el alcohol, aunque realmente solo una debería controlar qué bebe y cuánto bebe. Las demás solo nos preocupamos por ella, o eso creo, mira que si es solo para no sentirme culpable.

2 comentarios:

  1. Pues esos ratitos tomando algo con alguien en un bar son los que dan un poco de alegría a la rutina. El alcohol no desinhibe, cierto. Yo solo lo uso hasta el punto que ni borracho ni sereno. Entre dos y tres cervezas es suficiente si salgo para no acabar mal y estar contento. La semana pasada también tuve un rato de tomar algo(en mi caso con amigos).
    Lo de necesitar dos copas de vino para dormir ya es más grave. Como tu dices puede que pronto sean tres (como no estás con ella pueden serlo ya y no lo dice).
    La oscura mirada que se te posó encima no tiene que ver con el alcohol. No estabas borracha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es una alegría hacer eso de vez en cuando, con o sin alcohol. Habitualmente las pido sin y me lo paso igualmente bien, no sé qué me pasó ese día, los nervios por tener que hablar inglés, supongo, que me bloquean.

      En cuanto al problema de Sandra, tienes razón. De hecho me sorprende que lo confiese tan alegremente. Es probable que sienta algo de culpabilidad y necesite desahogarse, pero no tanto como para que piensen mal de ella.

      Besos.

      Eliminar