viernes, 27 de marzo de 2015

Inicios

Llevo en este trabajo siete años, seis meses y veintiséis días. Recuerdo mi primer día como si fuera ayer. Casi en completa soledad. Mi jefa no pudo dedicarme más de cinco minutos para explicarme el funcionamiento de la empresa, ni siquiera qué tenía qué hacer o por dónde empezar. En realidad ese día fue una señal bastante fiable de lo que me esperaba aquí: soledad, soledad y soledad. Aunque gracias a eso también gané mucha independencia y autonomía, lo que me ayudó a ser resolutiva y a tener que moverme para salvarme el culo.

Al principio fue duro. En mi trabajo anterior estaba en una sala enorme, sin división de ningún tipo, llena de periodistas comentando continuamente las noticias, preparando sus piezas para el informativo del mediodía, televisiones funcionando siempre. Movimiento continuo y paredes de cristal con chorros y chorros de luz entrando por todas partes. Acostumbrarme al zulo me llevó muchos meses. Creo que tardé unos dos años en adaptarme y no deprimirme en invierno.

Después de un par de días, la gente empezó a incorporarse a sus puestos de trabajo, también llegaron mis compañeras de agujero y aunque la soledad física desapareció, a menudo sigo sintiendo soledad espiritual. Echando la vista atrás no puedo dejar de recordar aquellos tiempos duros en los que el zulo me consumía, en los que no tenía nadie con quien hablar de algo interesante. Ahora tengo más experiencia, he encontrado mi sitio y hasta disfruto de mi trabajo en soledad, hasta tal punto que me fastidia cuando tengo colaborar con otros, especialmente porque sé que esos encuentros traen problemas con demasiada facilidad.

He recordado mis inicios aquí porque hace dos semanas empezó a trabajar la nueva secretaria del súper jefe. Se llama Violeta, es rumana y parece bastante joven. Puede que engañe, pero no creo que llegue a los treinta. Y yo sé lo que es no llegar a los treinta y tener que aguantar a Ascensión, su prepotencia y su continuo “tú no sabes tanto como yo”. Es esta mujer en caída libre la que le tiene que enseñar sus tareas y cómo funciona la empresa. El problema es que no quiere deshacerse de sus antiguas responsabilidades, no quiere soltar al súper. Ese es solo uno de los problemas. Otro es que es muy caótica explicando. Puede que sepa mucho, pero lo enseña fatal. Se va por las ramas, le da mil vueltas, lo retuerce y le hace trenzas y nunca llega a ningún lado. Esta ha sido la segunda semana de Violeta y aún no sabe hacer bien justificantes de gastos básicos.

Ayer me ofrecí a ayudarle. Tenía unas facturas y le dije que si quería que las hiciéramos juntas. No sé mucho de justificantes porque no es mi trabajo, sé lo justo para hacer los míos. No controlo los códigos de otros departamentos, ni siquiera los de otras cuentas presupuestarias, ni idea de divisas, pero que alguien haga ese coñazo contigo es la mejor manera de empezar. Tras algo más de una hora de trabajo en la que le resolví un par de dudas, me di cuenta de varias cosas. Primero, que la Rotten hace mal los justificantes. Como sabe más que nadie, los hace a su manera, que es mejor que la manera de Administración. Segundo, confirmé que aturulla a esta pobre chica con cantidades ingentes de información desordenada y sin sentido y que no le da completa la información importante, como quien da una receta y se guarda el ingrediente secreto.

Violeta puede convertirse en la condesa Drácula en el futuro, igual un día me arrepiento de haberle ayudado, pero sé lo que es entrar y estar (y sentirse) sola. Quizás no tiene experiencia, precisamente por eso, si no recibe ayuda de los que estamos a su alrededor le va a costar más desenvolverse. Me fastidia mucho que la juzguen en negativo por eso y también que empiece con mal pie porque uno de los grupos oficiales de cotillas la calificó de borde el día de su entrevista para hacerle la pelota a la Rotten.


PD La Rotten está siendo tal desastre enseñando que le pidieron a otra secretaria que fuera a echarle una mano a la nueva. Lo malo es que mi jefa tuvo la feliz idea de mandar a la arpía, que es más vaga que un perezoso.

PD2 La Rotten tiene pulgas en todas partes: en la nueva oficina, en su casa, en casa de su madre. Su médico loco la puso en contacto con un "especialista" y este le dijo que seguramente eran pulgas extranjeras porque se comportan de manera diferente a las autóctonas. La conclusión de la imbécil esta es que como aquí hay tantos indios, las han traído ellos. Esta mujer me provoca arcadas.

4 comentarios:

  1. Pero claro, si le pones rotten a tu personaje(podrido o puñetero). Es genial que sea así esa Rotten tan bien denominada.
    La primera frase de tu post parece la explicción de una condena o una sentencia. Explicado como zulo cuesta verle el lado positivo pero tu se lo encuentras.
    A mí también me gusta dar de comer a los cuervos y por experiencia algunos me sacaron los ojos y otros no. Con esta chica ya se verá. Actúa como debes actuar que ya lo haces. Dale el beneficio de la duda y si luego te sale rana pues mala suerte. Pero nos pasa a los que tenemos un algo de empatía y humanidad que no nos gusta aplastar al débil. También tiene que ver con no sentirse un gusano deseoso de aplastar al mundo por complejo de inferioridad. Veremos.
    No dejes que las malas pulgas pudran a la nueva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tienes toda la razón, S. Empezamos a llamarle Rotten para acortar Rottenmeier, pero si lo dices en inglés le viene aun mejor.

      Has dado en el clavo. Me gusta ayudar. No me gusta poner trabas solo porque a mí me las pusieron. Y si esta chica sale rana, pues mala suerte, pero necesitaba ayuda y yo podía dársela. Malditas malas pulgas :D

      Eliminar
  2. Suscribo y apoyo todo lo que ha dicho S. así que no puedo añadir mucho más. Tenía algo de miedo cuando leí la primera línea porque pensé que igual te habían despedido. Pardiez, que no pase nunca y que si cambias de empleo, sea porque has encontrado uno mucho mejor.


    Dicho lo cual, ¿a qué te dedicas? Si dicha información te compromete, entiendo que no respondas. Pero siento curiosidad. A priori parece que eres secretaria, pero también llevas proyectos, así que no lo tengo claro...

    A ver si me pongo al día respondiendo comentarios. Por ahora estoy en casa y aquí no hay malas pulgas pero sí mosquitos :P.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si algún día me voy, espero que sea por voluntad propia.

      Soy documentalista. Pero entre que no hay una secretaria que nos eche una mano para ciertas cosas y que nos toman por chicos/as polivalentes, me toca hacer de todo.

      Ten cuidado con los mosquitos, son tan malos como las pulgas :D

      Eliminar