viernes, 20 de enero de 2017

El pájaro y la gata



La primera semana de trabajo del año vino acompañada de una visita sorpresa, una que no esperaba: el Pájaro en persona. Este hombre es demasiado ambiguo para un diablillo de décima categoría, no consigo descifrarlo. Pensé que no aparecería por aquí de nuevo y lo hizo. Lo peor de todo es que nada más felicitarnos el año, se acercó corriendo a mí, se acordó de mi nombre y me dio dos besos y medio achuchón. Demasiado. Me dio un pasmo y a Sandra dos porque la saludó de lejos y con un leve gesto con la mano. La justicia de los dioses. En ese instante, ella habría querido estar en mi lugar y de paso achucharlo ella también y yo habría preferido recibir ese inocente e higiénico saludito.